ModeloS de fotoGrafía


 Otra vena infantiloide, me gustan estas muñecas, parece que te observaran desde una diminuta inteligencia de plástico, tienen carácter y vida propia, con expresividad incluida.  Cuando nacieron en el año 1972, inspiradas por la obra artística de la pintora norteamericana Margaret Keane , no tuve la suerte de conocerlas, lástima, ahora me pillan un poquito entrada en edad. 

La muñeca Blythe, inicialmente destinada para niñas, tiene unos enormes y redondos ojos que son capaces de cerrarse y cambiar de color  – de verdes, a naranjas, azules y rosas – tirando de una cuerda situada en la parte posterior de su cabeza.  Parece que este mecanismo consiguió infundir más temor a los menores que fascinación y su salida al mercado supuso un estrepitoso fracaso que llevó la compañía a la ruina.  Importante destacar el hecho de que algunos padres asociaban el extraño colorido de los ojos a los efectos causados por las drogas, en un momento de tanta confusión al respecto como fueron los 70. Pero la suerte de Blythe cambió completamente en la década de los 90, cuando cayó en manos de la fotógrafa norteamericana Gina Garan. Garan, fascinada con tan peculiar belleza, convirtió a la muñeca en modelo base de sus fotografías y con el tiempo en el centro de su producción artística.

 Este hecho marca el inicio de la nueva etapa de Blythe, desde el 2000 hasta la actualidad la fascinación hacia Blythe ha ido creciendo, convertida en objeto de culto para muchos y sobre todo en un campo de experimentación artística ajeno al mercado tradicional del arte y principalmente desarrollado por mujeres de todas las edades. Blythe como objeto de inspiración de fotógrafas y artistas plásticas, como modelo de diseñadores de alta costura y también como objeto artístico. Poseer una Blythe es equivalente a crear: otorgarle una personalidad, vestirla con creaciones propias, darle vida a través de la fotografía e incluso convertirla en algo único a través de la customización (cambio de pelo, maquillaje, color de ojos, etc.), para lograr personales creaciones o incluso réplicas de una misma.