biRd Big de WaLter kRudop


Los vídeos de Vodpod ya no están disponibles.


WaLter kRudop

Tras sacudirme el sopor en el que me ha dejado inmersa una estúpida e involuntaria siesta de domingo preludio de lunes, vuelvo a ver esta pequeña joyita que a la vez que me provoca ternura, me produce cierta melancolía y una ñoñería sentimental y evocadora que me viene a recordar a algunos de mis amigos, especialmente a Javi, los que le conocéis sabéis porqué. Decido entonces dedicarle este post no sin antes pasarme por su espacio, y entonces entiendo que entre los amigos existe una conexión vital que hasta nosotros mismos desconocemos, portadora de un abrazo en el momento en el que más lo necesitamos. Sin yo saberlo él acababa de lanzarme uno.
Gracias “alcaudoncillo”, gracias Toñi, para vosotros este mensaje de fidelidad.

Father and Daughter. Vínculo inquebrantable.


fatherand1

No hacen falta palabras…

Permitir que se lo regale a mi amigo Ragtime, porque sé que le gustaría que los días que comparte con Ana tuviesen al menos 48 horas.

Director e ilustrador holandés Michaël Dudok De Wit.
Imágenes dibujadas en tinta y acuarela, posteriormente digitalizadas.
Ganador del oscar 2000 al mejor corto de animación entre otros premios.

La Maison en Petits Cubes


 

cubedif

La mansion de Petit Cubes es el corto animado, merecido ganador en mi opinión, de la estatuilla dorada 2009. Aunque elaborado digitalmente, su autor utiliza el formato 2D para hacerlo parecer un dibujo tradicional de esos que parece se van extinguiendo y que tanta ternura nos transmiten. Será porque nos transportan a nuestra infancia.

La trama que encierra Petit Cubes, nos muestra una metáfora visual sobre los desastres naturales provocados por el calentamiento global y de cómo el hombre se aferra a la vida y a sus raíces elevándose cada vez más, construyendo una y otra vez más alta su morada y llevándose consigo todas sus pertenencias emocionales y todo aquello a lo que se aferra.

 

cubedif3

La casualidad hace que tenga que volver a sus antiguas vivencias y a modo de magníficas instantáneas hace un repaso por su vida, pero con una mirada feliz, repasando en su memoria las escenas que formaron lo que es ahora su existencia. Sin dramatismos. Así lo veo yo. Se mantiene en pie y sigue adelante ante las adversidades que le proporciona la vida y se queda con las pequeñas cosas de las que es aún capaz de disfrutar.
Su título “la casa de los cubos” me sugiere que la vida es un juego compuesto de distintas piezas, cada una de ellas rellenas de acontecimientos, de momentos con fecha de caducidad. Cuando esto ocurre cambiamos al siguiente cubo, eso sí, dejando vacío el anterior y llevándonos al nuevo los avatares que nos sirvan para el juego que acabamos de empezar.
No dejéis de verlo, para mí de lo mejorcito de los que he ido dejando por aquí…


Autor: KUNIO KATO

 

Madame Tutli-Putli


photo3

«Recurriendo al tradicional stop motion, pero cuidando al máximo hasta el mínimo detalle, Lavis y Szczerbowski casan felizmente el fantástico existencial y el suspense terrorífico a partir de una imagen icónica frágil y enigmática (Madame Tutli-Putli) y una estampa supuestamente cotidiana pero alegórica (un viaje en tren a través de yermos paisajes en el que los pasajeros parecen cargar con su pasado bajo la apariencia de sus equipajes -de las numerosas maletas que acompañan a nuestra protagonista a las escasas pertenencias de un niño-).

photo2

Los vídeos de Vodpod ya no están disponibles.

Una travesía silenciosa entre extraños que ofrece miradas cansadas y apesadumbradas, gestos obscenos y desafortunados o una tensa quietud que revela los miedos instintivos y primarios que atormentan a esta mujer y que estallarán como pesadilla inquietante y claustrofóbica en una segunda mitad oscura y abiertamente enclavada en el relato fantaterrorífico donde manda la interpretación libre, pero argumentándose desde resortes psicológicos y existencialistas.

photo6

Técnicamente irreprochable y ejecutado minuciosamente, “Madame Putli-Tutli” ejerce su magnetismo y su embrujo combinando con genialidad y madurez la indiscutible belleza de su factura, la poética de su imaginería, y la excitación que produce su embriagador desarrollo, que sin caer en el hermetismo, procura al espectador una intriga de esotérica resolución».

Texto: David López de SeptimoVicio.com

photo1

Madame Tutli-Putli

MaGGie TayloR y el jardín botánico


encajechisterabarajaescenarioconejocasitacerdodoscorazonescisnetrompetagatoslunaencajebase

A este blog le han «condecorado» con el premio de Blog con Corazón, “porque es como una ventana a un número infinito de mundos nuevos y sorprendentes”. Los premios son como todo, tienen la importancia que uno quiera darles. En este caso para mí tiene mucha viniendo de quien viene. Después de 80 comentarios chisporroteantes en esta casica, la he cojido cariño, una no es de piedra…es más podría nombrarla sin equivocarme «comentarista más antigua y fiel de Klimtbalan!

No voy a hablar de ella, sólo tenéis que visitarla para saber cómo es. Quiero regalarle estas ilustraciones de Maggie Taylor sobre Alicia en el Pais de las Maravillas decoradas con el principio de un cuento que ella escribió. Gracias Estatua.

LA MALA ROSA

“Érase una vez, en los confines del mundo, un país gobernado por una reina muy muy sabia. Cuando era pequeña, sólo una más entre tantas y tantas princesas, su padre le enseñó el amanecer y la puesta de sol, la jara y el barrueco, la rivera y la tierra yerma. Cuando creyó podía valerse por sí misma, decidió dejar el palacio y buscar por el mundo el lugar donde se unen los extremos, el abismo en el que se separan, el frío en el que se odian y el calor en el que se aman. Así su corazón se convirtió en anhelo del término medio, siempre en su busca, temiendo su huida, venerando su fragilidad. Y de su inquietud nació su sabiduría.

Aquella reina tuvo una hija a la quería mucho mucho, tanto tanto, mucho más que tanto. Dedicaba lo mejor de su tiempo a caminar con su pequeña por los páramos que su padre le mostró. Le hablaba del fiel de la balanza, de la felicidad que nace al contemplar el cielo, de la dulce agonía que emana de actuar en la tierra. Le habló del amor, del dolor, de la alegría, de la tristeza… en su manera amable y prudente. La princesa creció escuchando, mezclando blancos y negros, derivando toda la gama de los grises, intentando amar la belleza de los ocres, tal y como su madre hacía. «Busca los matices, pequeña, mezcla los colores, ensaya nuevas formas de fragmentar la luz«.

Pero esta infatigable búsqueda en nada cambiaba el rojo de sus labios ni el rosado de sus mejillas, el oliva de sus ojos o el negro de su pelo. Como tampoco se enturbiaba el pulcro blanco de sus intenciones ni el claro azul de su horizonte. La princesa era, sin lugar a dudas, perfecta y transparente, una rosa sin sombra de sangre. Inmóvil e inmutable en su belleza y su bondad, la joven era reclamo de muchos y muchas que buscaban su compañía y admiraban su cristalina presencia. Tranquila y serena, la princesa decidió un día, en su laboratorio de colores, ser para siempre reflejo de sí, espejo en el que los demás buscaran consuelo, tono simple sin matices al que mirar sin posibilidad de contestación alguna, ni siquiera por su parte. No cambiaría, no mezclaría. Todo estaba bien como estaba: los otros la querían como era, les gustaba mirarla sin más, acompañarla sin esfuerzo alguno. No era necesario buscar….

Si queréis leerlo completo pasaros por su casa, para mí merece la pena!!

Quisquilia and Pinzillacchera


marioneta5

marioneta11

Simona y Elena se unen en un deseo común de crear un equilibrio entre la tradición y una libertad ilimitada en formas colores y sensaciones. La colaboración entre la acrobacia de las agujas, hilos, alfileres y mucho más, creando así una «poética textil».

marioneta2

marioneta7

Sus creaciones son exclusivamente hechas a mano, piezas únicas incluyendo títeres, marionetas, muñecas, sombreros, discos, accesorios y mucho más …Categorías que se funden, siendo los márgenes entre ellas difícil de encontrar.

marioneta14Utilizando como material protagonista la tela, pero una vez más combinados con muchos otros materiales …fieltro, cuero, madera, etc..dependiendo los ingredientes utilizados de lo que necesiten para hacer realidad la idea.

marioneta10

No recomendado para un sector del público con miedo a los muñecos!!!

Para el resto muy recomentable su espacio

Lucie


enbarlucie

Me estoy acostumbrando a los «videos animados» en domingo, y como no me parece un mal hábito…

Los vídeos de Vodpod ya no están disponibles.

…aquí os dejo una preciosidad que encontré por azar, como casi todo por aquí.
Que la disfrutéis!

Os dejo el original para miopes.

espejolucie

Le toca el turno a mi padre


Como ya viene a ser tradición, aquí os dejo otro de los varios y desvariados relatos de Pedro, ese señor murciano de nariz aguileña que dice ser, y no me cabe la menor duda, mi padre.  Las ilustraciones y fotografías que he elegido para el texto son de Alessandro Bavari,

Lo que a continuación voy a escribir, es la historia de una niña. Cuando ésta sea leída, si comprenden que no tiene sentido algo de lo narrado, ruego sepan disculparme, ya que no soy escritor, sino simplemente un aficionado, por cuyo motivo todo lo que plasmo es producto de mi calenturienta mente.

091

La vida de esta niña fue tan breve, que un relámpago podría contarla, pero voy a extenderme un poco con el fin de relatar todo lo sucedido.

PASTORA

Nació pobre, en una casa de familia humilde. Apenas fue mayorcita para poderle confiar alguna tarea,  sus padres la enviaron lejos, a la cima de un monte, con una familia que cuidaba un gran terreno, y allí pasó todos los años que le quedaban por vivir.
Su trabajo consistía en cuidar ovejas y cabras, nada más, y esto era un sufrimiento para ella. Se levantaba antes de que naciera un nuevo día, daba igual que lloviese o nevase. En el zurrón le echaban un trozo de pan y un poco de tocino o bacalao y con eso debía alimentarse hasta el ocaso.
El viento de las alturas, el miedo a la soledad, la fatiga de las cuestas empinadas y las zarzas malas, el regreso triste en la oscuridad; todo le parecía tristeza y sacrificio.

gansos

Fue creciendo, todos los que la conocían pensaban que llegaría a ser una hermosa mujer. Pero ella no podía contemplarse en un espejo, ya que carecía del mismo. Su bello rostro se lo contemplaba en los espejos de las aguas y de los charcos que quedaban en los campos después de las lluvias. Sus únicas joyas eran las flores. De las mismas se hacía brazaletes y se los ponía en sus muñecas, al cuello como gargantillas y alrededor de la cabeza como coronas.

danza

Ninguna música le consolaba el corazón, excepto el canto de los pájaros, y sin embargo le parecía padecer. Soñaba fortunas lejanas e imposibles, fugas al mundo, revanchas contra su suerte.

En invierno había fiestas en la casa, pero ella se sentaba junto al fuego absorta y encantada, y las danzas más alegres le parecían lamentos de almas perdidas, lamentos de cautivos y casi recrudecían su precoz tristeza.

Con el paso del tiempo, ella misma se dio cuenta de que aquellos años pudieron ser felices. Y sólo ahora reconocía que había sido inmensamente feliz.

grito

Recordaba algunas alboradas límpidas y frías, todas vibrantes de rocío y de gotas, con una luz inocente y poderosa que hacía preciosos hasta los guijarros de los caminos y los troncos expoliados. Recordaba algunos ocasos divinos de otoño a través de los castaños solemnes y de las rocas blancas frente a un cielo que, desde el rosa encendido se desvanecía en el verde desmayado; y las montañas vecinas, altas y negras, parecían orladas de oro viejo.

-¡Recuerdo las praderas floridas rojas, verdes y amarillas, de blancos y azules bajo el claro sol de junio!-se decía a sí misma.

arbol1 vestido1

Recordaba las oraciones y las canciones cantadas por ella en competencia con los vientos sobre las colinas soleadas, los regresos alegres de la misa, el saludo de la luna nueva en las noches cálidas, los saltos de los corderillos destetados, las procesiones de primavera entre el olor de las retamas.

Fué feliz sin saberlo, porque no había sabido serlo….

Demasiado tarde apreció estos placeres, pues pronto una enfermedad le dio muerte. Murió sola sin haber conocido el pecado, ni apreciado la felicidad.

oveja

ilustraciones para bajitos con sueños


Tengo debilidad por la ilustración infantil, una vez ilustré un cuento que escribió una amiga “el granero de miguel”. No tenía colores, sólo el dibujo hecho con un rotulador negro. Quizá por eso luego deseé durante mucho tiempo ilustrar cuentos a color, pero no encontré el camino para llegar a hacerlo. Me fui por otros derroteros y ahora me quedo ensimismada con los dibujos de los demás.

El cuento lo editamos artesanalmente y lo regalamos con esta nota “para todos nuestros amigos, da igual el tamaño”. Todavía anda por los cajones…

He puesto por aquí algunas dibujos de los ilustradores de cuento que he enlazado, de momento…