Simone haack. y mi caLmado pResente


Busco lápiz y papel en la quietud nocturna de mi alcoba, con la intención de que las huellas del grafito me cuenten algo de mí y poder observarme así desde una perspectiva ajena y distinta a la que me ofrece mi mirada en el espejo. Una nueva visión desde un ángulo imposible.

En el trayecto de la búsqueda recojo los objetos necesarios para borrar la pintura de mi rostro, esa máscara eventual, cotidiana e inútil, que intenta borrar el paso del tiempo en mi piel, esquivar los cambios hormonales que me recuerdan que mi pasado crece y mi futuro disminuye…irremediablemente.

Pero hoy mi lápiz no quiere dibujar mi pasado. Me invita a hacerme propósitos de aceptación, de valoración y reconocimiento a mi labor diaria, a mi esfuerzo siempre camuflado tras una sonrisa auténtica, pero no por ello menos duro que el que nos muestra una cara triste.

Acepto esa invitación a aceptarme. Entender que tengo una mirada propia, personal e intransferible para sentir la vida. Sin calificativos. La mía.

Mi pasado es sólo el vehículo que me ha traído hasta mi presente y en él me encuentro acompañada de proyectos empezados y en curso. Abierta a dejar hueco a los que se asoman con la intención de quedarse conmigo. Algún calor encontrarán en mí.

No estoy sola, eso lo sé.

También sé que puedo abrazar fuerte.

Incluso sé besar.

Ahora sonrío porque no encuentro un pasado oscuro, lo que quiero olvidar se vuelve difuso, turbio, pronto invisible, dejándome la única explicación de que no pude entenderlo. Y si me empeño en buscar dolor o rencor, no me dejo encontrarlos. No los quiero. No me ayudan. Me entorpecen el andar.

Ahora estoy conmigo, reposando en un presente tranquilo. Entendiendo a la persona que soy, dándome la ternura que necesito y sin perderme en la búsqueda de respuestas a inútiles preguntas.

He llegado hasta aquí y sólo me queda continuar sin perder mi sonrisa.

arayas

vestido

fetal

agua

ellas

madera

munecas

selva

arriba arribo

arbol

amarillo

ramas columpio

pelo

azul

He encontrado en las pinturas de Simone Haack el dibujo de mi eventual recogimiento.