10 Comments

  1. La primera foto me ha recordado a la casa de mi tía, en el pueblo. Todo en ella es enorme, especialmente la despensa. Siempre me ha parecido descomunal. En una de las baldas hay una cajita de cartón en la que guardan monedas romanas y un medallón. Sé que es un lugar extraño para guardar algo así, pero tiene su encanto.

  2. Miro a través de tu mirada a Guadalest.
    Escenas que eternizan materiales, raramente serán usados de nuevo para su cometido.
    Vida vegetal y arquitectura.
    Forja para el cabecero, pino para la mesilla, luz falsa de quinqué, Jacquard.
    Un destello de luz sobre el cristal que protege viejas formas de dar luz. Se percibe tu reflejo.
    Por último se nota tu presencia y fascinación por los cencerros o ¿quizás me hipnotiza el poder estar como uno de ellos?
    Salu2

  3. Así que te perdiste en la Marina Baixa alicantina. Supongo que tendrás montones de fotografías sobre el castillo y el cementerio en lo alto del pueblo. Recuerdo la primera vez qe lo visité que me sorprendió verlo en lo alto de la montaña y su entrada a través del tunel.

    Buen viaje veo que has disfrutado.

    Besos

  4. Me pido un espacio así de mágico, aunque sea para pasar un fin de semana tranquilo…Ja,ja,ja

    Me encantó la estantería de quinqués!
    Si tuviera que hacer una colección de algo, la haría de esas lámparas antiguas.

    Besotes enormes:)

  5. Qué buenas son tus fotografías. Atrapas el encanto y lo intensificas. Apetece trasladarse a cualquiera de esos rincones.

    Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s