CATHY DELANSSAY


Un poco de color para este blog, hoy dormido…o dormida yo.

Si alguna vez has tenido que acercarte a las estanterías de cuentos infantiles, seguro que no te han pasado desapercibidos unos cuentos de gran formato y llamativo color a los que te has acercado con curiosidad y una vez en tus manos y fijándote más detenidamente en sus detalles no has dejado de admirarlos y es entonces cuando empiezas a descubrir la belleza de sus ilustraciones, su sensibilidad, sus pequeños detalles con tanta delicadeza dibujados, la dulzura en el rostro de los personajes, sus distintas perspectivas aéreas, las desprevenidas, de perfil o de espaldas, sus colores envueltos en brumas…y cuando consigues salirte de la saturación del cálido encarnado empiezan a aparecer con timidez tonos fríos azules, pinceladas de verdes azulados formando pequeños objetos dibujados con la misma ternura que los rostros que al principio captaron tu atención. Rostros de princesas con ese aire onírico y de fantasía que todavía urga a veces en nuestro interior.

Si aún no te ha ocurrido esto, regala algún cuento y entenderás lo que te “cuento”.

La ilustradora que nos obsequia con este rato de curiosidad con recompensa es Cathy Delanssay.