aSí naCió el RocKandRoLL


La acción transcurre en la Alabama rural del 1950, entre campos de algodón, iglesias baptistas, bases militares y tugurios de mala muerte, el Blues y el Gospel dominaban la escena musical.  Pero llegó Chuck Berry con su guitarra eléctrica y, partiendo de esas mismas raices, consiguió dar los primeros pasos en un nuevo estilo contagioso y enfebrecido, llamado rock and roll
 

“Un pianista y dueño de un pequeño bar, espera salvar su local de la ruina contratando al guitarrista de blues más famoso del momento, Guitar Sam. Pero cuando llega el día de su actuación, el músico no llega en el tren tal como estaba previsto y Tyrone deberá buscar una solución para no perder la oportunidad de cambiar su suerte. Quizás la opción será otro joven guitarrista que había llegado al pueblo dos días antes buscando trabajo y que practica un estilo más eléctrico y vibrante que el clásico blues al que Tyrone se aferraba”.

 Honneydripper no tiene estilo ni pretensiones de documental, pero acaba exponiendo un momento histórico en la evolución de la música con un canto de amor al blues, su personalidad y su espíritu festivo. Y lo hace a través de las historias particulares de un grupo de gente que a pesar de las adversidades sociales y económicas lucha por salir adelante y vive la música en lo más profundo de sus corazones. 
 
 La presentación excelente y peca de las virtudes y los defectos que suelen ser habituales en el cine de Sayles. En el lado positivo, una puesta en escena clásica con una fotografía bien cuidada, buenas y una banda sonora bien escogida. En el negativo, una voluntad que siempre parece escapársele de las manos por querer abordar demasiados temas y demasiados personajes, llevando la historia a un metraje excesivo y de fluidez irregular. 
  
   

Su director John Styles, demuestra conocer bien el tema “el gran cambio llegó en el nacimiento de la guitarra eléctrica, antes el piano era el rey, pero de pronto un chico joven como Sonny podía viajar con una guitarra eléctrica barata y un amplificador portátil haciendo temblar las paredes de los bares con sus acordes”