RoDin_El CuerPoDesnuDo


 Uno de los grandes maestros de la escultura del siglo XIX, fue Auguste Rodin, todos le conocemos principalmente por su obra de El Pensador, a más de uno nos ha tocado dibujarla o modelarla, la idea era alentadora, pero la tarea se iba complicando a la hora plasmar la expresión de esta obra.  Bueno, ahí quedaba nuestro trabajo, olvidado después en algún rincón, intencionadamente…

Rodin fue más modelador que escultor, los instrumentos de su poder creador fueron sus manos y sus dedos audaces e intuitivos, llenos de energía y vitalidad.

Era un gran apasionado por explorar las posibilidades de la figura humana, modelando el cuerpo desnudo, con gran dominio de la expresión, contrastando la piedra áspera y rugosa, tallada toscamente con la piedra pulida y blanca.

No es extraño que sus desnudos fueran considerados eróticos, en el momento en que Freud estudiaba la sexualidad femenina. Modelaba del natural sin dibujo previo construyendo grupos en los que las figuras encajaban de forma natural y enrevesada al mismo tiempo. Las mujeres aparecen arrebujadas en el seno de los huecos que les dejaban los cuerpos masculinos, que se arqueaban para compensar la arquitectura cóncava de la anatomía femenina.

Con motivo de este erotismo se han recopilado una serie de trabajos 33 esculturas y 90 dibujos del artista, que con el nombre de Rodin: El cuerpo Desnudo se exponen hasta el 6 de julio, en una famosa sala de exposiciones de Madrid.

 

 

Los dibujos aparecen en torno a  1900

cuando Rodin cuenta con más de 60 años. Mediante medios muy simples, grafito y papel pequeño, el artista transcribe el contorno del cuerpo de sus modelos, mayoritariamente mujeres desnudas, sin mirar el papel, produciéndose deformaciones y errores de simetría, pero el resultado el experimento resulta especialmente erótico y original, rompiendo con la representación clásica. Posteriormente los retocará y coloreará suavemente con acuarelas con tonos terrosos que les hacen parecer cuerpos de barro.